616 13 09 95 info@arxemil.com

EL TALLER de un luthier es un lugar desconocido para la mayoría de los ciudadanos, por lo que, para acercarlo un poco más a todos, el fabricante de instrumentos sarriano Xermán Arias recreó un obradoiro en miniatura. A este taller no le falta ni el más mínimo detalle y tiene desde las herramientas hasta las plantillas y los moldes que utiliza cada día en su trabajo.

El obradoiro en miniatura “foi pensado para os nenos”. “É didáctico, para que coñezan o que é un traballo coma o meu”, explica Xermán Arias, quien es natural de la parroquia de Barbadelo y fundó su primer obradoiro en 1994 en Sarria. Unos años más tarde lo trasladó a la Rúa Marqués de Ugena, donde continúa con su negocio en la actualidad, bautizado como Arxemil Luthería.

La idea de recrear un taller de un fabricante de instrumentos surgió con motivo de su participación en el evento Serán’01, el primer encuentro gallego de baile y música popular, el cual se celebró en la Cidade da Cultura de Santiago el pasado mes de junio. En la exposición quiso mostrar cómo es su trabajo desde el inicio del proceso de creación de un instrumento hasta el acabado. Para ello decidió trasladar su taller a Compostela, aunque como no es posible llevarlo lo hizo en miniatura

Los instrumentos musicales son su pasión, por lo que nada mejor que recrear el obradoiro en el interior de un violonchelo. “Estaba restaurando un chelo para vender e tíñao aberto. Naquel momento ocorréuseme facelo dentro do instrumento”, relata. Se trata de un violonchelo “bo” y el luthier prevé trasladar el taller en miniatura a otro instrumento “de menor calidade”. “Fíxenlle cousas que se lle poden retirar despois”, aclara.

El obradoiro cuenta, al igual que su negocio, con el pavimento de madera y la pared en tablas de cedro para recrear las que tiene en su propio taller, explica el artesano.Advertisement

REPRODUCCIÓN. La maqueta dispone también de la mesa de trabajo, plantillas, moldes y hasta fragmentos de madera debajo del escritorio como si de su obradoiro se tratara. Incluso no faltan las virutas y la iluminación, que funciona mediante un sistema ideado por él. Todo esto fue elaborado por el fabricante sarriano, aunque asegura que no fue un trabajo complicado ni precisó para ello de mucho tiempo.

La reproducción también dispone de herramientas, entre las que figuran un micrómetro o un falso escuadro.

Todo taller de luthería está lleno de instrumentos musicales y arcos y tampoco podían faltar en este en miniatura, donde se encuentran colgando de las paredes como en su propio obradoiro, señala el sarriano mientras muestra su taller. “Pensei en facelos eu tamén, pero era moito traballo”, dice. Por ello, los instrumentos fueron cedidos por un amigo, Carlos Pérez, para la ocasión. Ya se plantea reproducirlos él mismo, aunque poco a poco, al tratarse de un trabajo más laborioso.

En el obradoiro en miniatura “hai instrumentos acabados e outros non”. “Leva a atmosfera dun taller, cos debuxos, as plantillas, os instrumentos…”, indica el artesano.

La recreación del obradoiro se elaboró para la muestra de Santiago de Compostela y le valió a Xermán Arias para hacerse con el premio al mejor puesto. Para él fue “unha satisfacción” este reconocimiento.

La miniatura llamó “moito a atención” en el certamen y lo continúa haciendo en Sarria, donde algún cliente incluso lo fotografió y ahora se puede ver en las redes sociales. El artesano decidió mantenerla expuesta en su obradoiro de Marqués de Ugena.

“Non hai moito costume de ver un taller dun luthier, de como está organizado”, apunta Arias. Sin embargo, ahora sí hay la oportunidad de ver el trabajo de un fabricante de instrumentos y en miniatura.